Que ya es verano
no les digas, tormenta,
a los cerezos.

Haiku, Sogi
(1420-1502)